El taller de Kristina

Mi profe, el dueño de este taller, se dedicaba a restaurar Sanglas, es mas, las tenia todas, totalmente restauradas…. una noche, un corto circuito, y todo se quemo, el taller, su casa, el campo circundante, y todas las motos, tanto las suyas como las de sus clientes, en total casi 20 motos se fundieron bajo las llamas….

Los restos que no se llevaron los gitanos, aun siguen ahí… se me ponen los pelos de punta…. creo que este año, acabara deshaciéndose de ellas y reconstruirá su nuevo taller… he de decir, que del casting de talleres de motos que hice en su momento, este fue el elegido, finalmente si que lo querían cochambroso…. aunque yo al principio hubiese preferido que no, pues era el triple de trabajo…

bueno aqui he aprendido mucho, al menos ya no me da miedo abrir una moto sin una llave dinamometrica, y bueno las llaves las voy encontrando en el suelo, haciendo memoria de donde se djaron por ultima vez, el no tiene por costumbre (por ahora) de colgar las herramientas, pues como que casi no hay sitio para colgarlas..
y esto es lo que se ve desde dentro del taller:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *