“On Any Sunday”.

 “On Any Sunday”

Por Pablo Rodriguez.

Un domingo cualquiera en la feria de Stafford y lo que allí me aconteció.

No quería pensar en cómo sería todo lo que me encontraría en la feria hasta que no tuviese mis pies allí…

Para poder entrar en situación contaré un poco de mi vida personal antes del día D,

Soy Pablo, otro joven más que ha tenido que salir de España para intentar buscar una vida mejor tras finalizar mis estudios de Ingeniería Industrial y no encontrar trabajo en mi país.

El destino hizo que viniese a vivir a Leeds el 19 de Febrero de 2013. Tras estar asentado en la ciudad y tener una vida normal vino a mi mente que hace un tiempo un grupo de gente organizó un viaje a la feria de Stafford. Sabía que mi amigo Juan José Padilla había estado, le mandé un mail y me contesto que si tenía la oportunidad de ir que no la dejase pasar. Tras este mail me dispuse a organizar el pequeño viaje a dos horas de distancia desde donde vivo.

Al final llego el día señalado el 28 de Abril, la feria comenzaba a las 9 y yo tenía por delante 2 horas de viaje, así que decidí salir de mi casa a las 6:30  ya que la opción de perderme camino hacia la feria era más que probable, además de los problemas que incluiría el conducir al contrario de lo habitual para mi.

Sin más problemas a las 8:45 llegué al lugar y lo primero que me sorprendió fue la efectiva organización que había para que tantísimos coches se pudieran aparcar tan milimétricamente.

Consigo llegar al pabellón central donde me asombró ver tanta cantidad de motos, no podía dar un paso sin sorprenderme con lo que veía aunque echaba en falta ver más motos españolas. Di un vistazo rápido ya que lo que me interesaba realmente era ir a la sección de Dirtbike. No sabía cómo llegar hasta allí así que me puse a dar vueltas por los pabellones y entre muchísimo recambio llego a una sección que ha más de uno le habría puesto los pelos de punta, docenas de stands con herramientas, todos ellos con todo el material perfectamente ordenado.

Tras conseguir un mapa de situación del lugar me voy a ver las motos de campo, no habían muchísimas motos pero lo que había tenía muy buena pinta, observando las motos veo al final del pabellón un hombre encima de una moto, me extrañó y me acerqué. No podía creer el mismísimo Mick Andrews en persona!. Como un teenager me acerqué a saludarlo y hablamos unos minutos hasta que me dijo que tenía que salir fuera a dar una pequeña clase.

Tenía en mente ir a verlo y fui tras él ya que sabía que allí estaría ni más ni menos que el gran Sammy Miller. Comenzó el espectáculo y yo me esforzaba por entender todo lo que hablaban en inglés y en un momento dado dicen que necesitan un voluntario, con gran asombro me doy cuenta de que nadie se ofrece, lo repiten un par de veces más y tras ver que nadie se anima, me ofrezco a salir    voluntario. Me presentan al ya mencionado Sammy Miller con el que tuve una pequeña conversación.

Sammy Miller
Sammy Miller

 

Tras esto Mick Andrews dio unas pequeñas nociones de cómo moverse encima de la moto usándome de ayuda.

Atendiendo al maestro.
Atendiendo al maestro.

Tras terminar  pude hablar con todos un poco, Mick me comenta que a las 14:00 había una pequeña exhibición con las motos, que si quería podía  probar su moto y darme una vuelta, él estaría encantado de dejármela. Acepte la oferta pero para ello necesitaba un casco y unas botas para cumplir con la seguridad, sin dudarlo un momento Tim Britton de la revista “Classic Dirtbike magazine” me preguntó que talla usaba y comenzó a gestionármelo.

Estaba bastante desconcertado con todo lo sucedido así que  me fui a seguir viendo el resto de pabellones. Vi una bandera española y me sorprendió, me acerque  a saludar y era el Moto Club Piston de Santander, disfrutamos  enormemente comiendo un poco de jamón y vino de la tierra que nos sentó a las mil maravillas. Caminando por fuera de los pabellones veo el cartel de un espectáculo “The Wall of the death” lo que en castellano es el muro de la muerte, recuerdo que padilla me comento que si podía verlo era muy interesante, miro la hora y veo me daba tiempo a verlo por los pelos. En efecto tres artistas a manos de sus motos hicieron un espectáculo magnifico rodando con sus motos. Creo que una foto definirá perfectamente el espectáculo.

El Muro de la muerte.
El Muro de la muerte.

Llegaba la hora y volví al lugar de los hechos, me esperaba Tim con un casco y unas botas para poder ir a la acción. Fuimos al circuito cerrado que tenían preparado para el trial y después de unas palabras oigo por los altavoces que estaban buscando al “chico español” en ese momento es cuando empecé a estar un poco nervioso, pero subí en la moto y empecé a rodar sin problemas, salvo encontrar el freno trasero ya que estaba en el lado izquierdo, (porque no usaré más a menudo mi sherpa!) Mick me dio unos muy buenos consejos de cómo debía estar sobre la moto al bajar pendientes y como moverme sobre ella.

Unos últimos consejos
Unos últimos consejos

Al terminar no podía creerlo, clase particular a manos del Campeón del mundo!

Quería llevarme un recuerdo personalizado de este día y de nuevo volvió a entrar en escena Tim para ayudar, me regaló un poster que fue firmado y dedicado personalmente por Mick.

IMG_6275

Tras tanto cumulo de sensaciones y emociones me despedí de todo el mundo y me volví a disfrutar de las motos hasta la hora del cierre. No me pude marchar sin visitar el stand del Motoclub Piston capitaneado por el gran Joson y compartir con el y su equipo las ricas viandas de la tierra.

Stand Moto club Piston.
Stand Moto club Piston.

Si es posible volveré el año que viene a disfrutar de otro día de motos clásicas, quiero agradecer este día a todos lo que hicieron que fuese tan especial en concreto a Aroa y Tim.

 

Por Pablo Rodriguez.

Related Post

1 thought on ““On Any Sunday”.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *