Tándem Motobecane Inter Club. 3ª Parte

Tándem Motobecane Inter Club. 2ª Parte

Dando palos de ciego por internet encuentro Ciclos Prat, una tienda de bicis donde tienen bastante recambio antiguo. Julio, su propietario, también es gran aficionado a restaurar bicicletas clásicas. Allí encuentro los cables para el cambio y freno posteriores, de longitud mayor en un tándem. Aunque no tienen ninguna potencia del manillar posterior que me sirva y sólo disponen de un juego de puños, tengo la fortuna de encontrar la pieza que utilizan las bicis de free style para que su manillar pueda girar 360º y que me servirá para desdoblar los dos frenos de atrás desde una sola maneta. No está completa, pero la puedo customizar.

bicicletatandem033

bicicletatandem034

bicicletatandem035

Elaboro los planos de la pieza interior donde se unirán el cable que proviene de la maneta del manillar con las cabecillas que van a los dos frenos posteriores y mi amigo Josep me la fabrica al torno. Mientras tanto despinto y pulo la carcasa.

En Comercial Balagué tienen un tija regulable que me puede servir para atrás. Es un tanto mazacote, pero al ser de aluminio pulido no va a desentonar demasiado. La sorpresa me la da Marta cuando me dice que me la regala. Mil gràcies Marta!

Decidido a rebuscar en todos los desvanes de tiendas de bicis recuerdo que en Motos Ariza vendieron bicicletas en su tiempo. Casi no les queda nada, pero allí encuentro un timbre precioso que aún tiene marcado el precio en la bolsa: 650pts. También tienen el pitorro de la mancha de inflar las ruedas y un candado de sirga Ripa de la época. Lástima que la pata de cabra no se pueda montar en el cuadro del tándem.

Jordi de fixie2000.com me acerca los asientos Origin8 que por fín han llegado de Florida y me comenta que tiene un manillar de montaña que no le ofrece suficientes garantías de solidez para uso intensivo, pero que me podría servir para el tándem.

Vuelvo a pelearme con las tijas, pero siguen clavadas en el cuadro y no me puedo permitir el lujo de romper algo. Tampoco he encontrado nueces nuevas, por lo que restauro las antiguas y les doy la vuelta para bajar la altura de los sillines. La de delante la volveré a girar más adelante. Aunque no llegue al suelo en parado prefiero pedalear “a pierna suelta”.

Un punto que me da bastantes problemas es uno de los pedales, que no hay manera de roscar en su biela. Gracias al saber hacer de Domi, de Pavé, queda perfecto.

Ya llevo el montaje bastante avanzado, pero el manillar de BH infantil que he adaptado atrás no acaba de convencerme. Es cómodo, pero interfiere con el asiento de delante.

bicicletatandem036

Jordi me regala su manillar, ya que no quiere vender una pieza que sabe que no tiene suficiente calidad, lo monto con la potencia de Marta y los sillines y queda bastante bien.

Compro en www.pave.cc las fundas de los cables en color blanco en lugar del gris original y ensamblo todo. Pongo el timbre en el manillar de atrás, pero acabará delante, pues toca en el trasero y molesta.

bicicletatandem037

Aún me faltan los puños y la cesta de pic nic. También me gustaría cambiar las manetas de freno por unas más acordes con la época de la bici, pero me temo que estos dos últimos puntos se van a quedar para un futuro. De hecho los puños me llegan el mismo día de entregar el regalo.

bicicletatandem038

bicicletatandem039

El día de nuestro aniversario fui con mi hijo a buscar el tándem a casa de mi padre y regresamos montados en él. Ni que decir tiene que durante todo el trayecto la gente se nos quedaba mirando. Cuando llegamos a casa no cabía en el ascensor. Incluso tuvimos problemas para subirlo por las escaleras. Una vez arriba le pusimos un inmenso lazo rojo atado al manillar y lo entramos al recibidor.

La sorpresa de mi esposa fue mayúscula. Se quedó tan parada que a nuestros hijos les faltó tiempo para exclamar ¿No te gusta…? ¡Pues nos lo quedamos nosotros!!!!!

Desde luego no se lo esperaba. Tiempo atrás yo había dejado ir que estaría bien tener un tándem, pero mis comentarios se acabaron en el momento en que decidí hacerlos realidad y ella no volvió a pensar en el tema. Respecto a mis temores de un posible rechazo, se vieron disipados al instante. ¡Primera parte superada! Faltaba saber si en la práctica le seguiría agradando la idea. Eso lo descubriría al cabo de unos días, ya en el pueblo.

De momento tenía otro problema que resolver durante el último día disponible antes de ir de vacaciones: Como llevarlo en el coche.

Tenía un viejo portabicis de techo, pero el tándem es tan largo que sobresalía totalmente fuera de las guías. Las desmonté en dos mitades y me fui a una metalistería a comprar una barra de 2,10m de perfil rectangular de hierro, en donde rosqué y atornillé las dos piezas del portabicis e instalé todo sobre las barras del coche. De todas formas he encargado un nuevo perfil de chapa plegada que permita mayor rigidez al conjunto y unos tirantes para que no bambolée tanto por la carretera.

Si queréis pasar inadvertidos no tengáis en un tándem clásico. Los coches que nos superaban por la autopista aflojaban la marcha y se situaban a nuestro lado para mirarselo. La gente sonreía y saludaba. Una vez en el pueblo todo el mundo se quería subir a dar una vuelta. Tanto que algún vecino me sugirió de cobrar cual atracción de feria…

El día del “estreno oficial” nos fuimos mi esposa y yo solos a la Vía Verde y la verdad es que le gustó muchísimo. Como había previsto, ella iba mucho más relajada y la compenetración al pedalear superó mis mejores perspectivas.

¡Prueba superada con un éxito rotundo!

bicicletatandem040

Tras la primera salida apareció un problema debido a la premura con que llevé a cabo el final de la restauración. Al paso de los kilómetros se aflojaba la cazoleta del eje de pedales delantero, teniendo que parar cada cierto trecho a apretarlo. Al no disponer de la llave adecuada me prestaron una llave Stillson pero no quedó bien. En la segunda salida, a los 12 kilómetros volvió a aflojarse. De regreso al pueblo me fui a ver al herrero, quien me dejó una llave inglesa de unas 20 pulgadas con la que se resolvió el asunto.

bicicletatandem041

Como me conozco, sé que no se va a quedar así, que no pararé hasta encontrar la cesta de pic-nic y resolver las cuatro tonterías que han quedado pendientes, pero bueno, he disfrutado restaurando la Motobecane y sobre todo, nos lo pasamos de muerte con ella.

Si queréis más información sobre alguna cuestión, no tenéis más que enviarme un correo a duyamon@gmail.com y estaré encantado de facilitarla.

Related Post

2 thoughts on “Tándem Motobecane Inter Club. 3ª Parte”

  1. Enhorabuena,precioso,precioso,que lo disfruteis durante muchos años,seguro que promocionaís escuela.
    Yo tengo bicicleta normal,pero mi mujer no sabe ir en bici y habia pensado en el tanden precisamente como solución.
    Gracias por tan buen trabajo y datos aportados.
    Saludos Jesús Fernández ( Tarifeño )desde Barcelona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *