Barcelona-Tokio en Impala: Después de 21 días estamos en Siberia

Hace 21 días que salimos de Barcelona y estamos en Siberia, aún nos quedan muchos km por delante pero hasta ahora podemos decir que el viaje va muy bien. A parte de los problemas de inicio las motos se están comportando como auténticas Impalas, los motores suenan redondos y en general las motos van muy finas.
IMG_6240
Les hemos puesto los nombres de nuestros respectivos pueblos, Bellaterra la que lleva Edu y Sant Feliu (del Reco) la de Carlos para hablar de ellas con nombre propio.Algunos datos:

La velocidad habitual si la carretera es buena son 75 km/h y si esta muy bacheada la bajamos a 70 o incluso menos. En ocasiones las llevamos hasta los 80 pero durante pocos km.

La carburación finalmente llevamos un chicle de 155 y aguja en posición centro la Bellaterra y 150 aguja posición baja la St Feliu. Llevan así muchos km y seguiremos con esta configuración que va grasa y las motos corren y recuperan bien.

La amortiguación delantera sobrevivió con leves perdidas de aceite a las carreteras Ukranianas repletas de agujeros, nos tragamos infinidad, en cambio los amortiguadores traseros que hizo Betor son una maravilla y lo agradecen nuestras espaldas. Y es que llevan unos 50 kg cada una entre herramientas, recambio, material de camping , ordenador, comida, agua, objetos personales, prendas de moto para el frío y por más vueltas que le demos no podemos prescindir de nada. Los soportes que nos hizo JM Cosp aguantan sin rechistar. Los neumáticos los cambiaremos antes de afrontar las últimas etapas.

Estamos gastando 4,5 l de promedio y les ponemos aceite Motorex al 2 por ciento que nos proporciono Juan Cano y que llevamos en los bidones desde Bcn.

La cadena de retenes suministrada por Baikor no la hemos ni tan siquiera tensado, engrasamos cada día y andando.

Aceite de cambio y embrague no han gastado nada y esta limpio,  suponemos algo tendrá que ver los productos de Ceroil.

El encendido variable, los intermitentes y la batería que nos monto Ramón Valls están dando un excelente resultado y cuando te has acostumbrado a tenerlos ya no quieres ir sin.

Cada día hacemos un repaso general para ver sí hay que apretar algún tornillo y de vez en cuando limpiamos filtro de aire.

La posición de conducción con el manillar un poco más alto es buena si vas sentado pero todavía es demasiado bajo si vas de pie.

No vamos a pasar por Mongolia. Le hemos dado muchas vueltas y llegamos a la conclusión que no puede ser con una Impala cargada, hemos probado pistas y es muy difícil de llevar, cuesta entrar en las curvas y no es ágil al moverla de lado a lado. Si pones un pie en el suelo te lo puedes enganchar con el soporte de los bidones. Edu puede ir de pie más o menos cómodo poniendo la punta del pie en la estribera y el talón en los soportes de los bidones, pero Carlos que tiene un poco más de envergadura no va cómodo de ninguna manera. La conclusión es que el objetivo de llegar a Tokio se puede ir al garete en las pistas mongolas y más si tenemos en cuenta que todos los viajeros que nos encontramos nos dicen lo mismo, las pistas están muy mal y no dejan pasar por la ruta norte, es obligado pasar por el desierto. Tal vez otro año con una King Scorpion.

Haremos la ruta que bordea por el norte el macizo montañoso  de Altai para llegar al lago Baikal y de allí seguiremos la ruta prevista.

Un fuerte abrazo y gracias por el soporte que estamos teniendo.

Tiene un blog sobre el viaje y actualizan a diario, que solo tiene 8113 visitas, no estaria de mas que lo visitaríais.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *