La historia de RM Lightning

Me pide Ramón un artículo contando la pequeña historia que hay detrás del encendido electrónico que estamos a punto de presentar en el mercado el día 12 de Octubre del 12. Que hasta la fecha tiene su encanto.

Así que, como lo he ido documentando en mi blog desde que empezamos, creo que no me va a costar mucho más trabajo que añadir algo de literatura y poner en orden muchas de las notas tomadas allí.

La primera cosa que lamento no recordar es el momento preciso en que Ramón Valls me propone meternos en el lío. Repasando durante un rato un montón de correos viejos, la primera vez que hace pública la intención de ponerse a diseñar un circuito de encendido electrónico para volantes Motoplat es el 10 de Diciembre de 2011, en que nos lo cuenta a un grupo de amigos que charlamos habitualmente por correo. Alguno de los párrafos es impresionante. Os copio para que veáis el nivel:

“El objetivo es conseguir generar la máxima presión  a PMS+10º, sabiendo que  la ignición de la mezcla requiere 0,80 ms a cualquier velocidad.
He calculado en una hoja excel el retraso que hay que generar a cada velocidad suponiendo que los platinos están ajustados a PMS-33º (lacross)
33º es el adelanto angular que corresponde a 0,80ms en tiempo a 8000RPM. Del mismo modo, 23º equivalen a 0,80 ms a 7000RPM (Texas)
Calculamos el tiempo desde la abertura de los platinos, más los 10º de retraso, y restamos el tiempo de ignición. Este es el retardo que hay que generar.
Lo podemos razonar en términos de periodo o frecuencia. Ver los dos gráficos.El primero es totalmente lineal.
Bueno, pues dice el modelo que hay que medir el periodo entre aberturas, restarle 7,5ms, y del resultado calcular el 12%. Este es el retraso que hay que aplicar.”

Impresionante.

No sé tampoco en qué momento (creo que fue un poco antes, en la Montesada de 2011) me propuso que me uniera a él para ayudarle con el marketing y algunos temas relacionados con el diseño y la evolución del producto. Creo que también fue por entonces cuando Óscar J. Ramírez (otro ingeniero con profundo conocimiento de la electrónica) se unió como tercer hombre al equipo. El caso es que hacia finales de Enero colgábamos una entrada en mi blog con algunos de los requisitos del diseño que Ramón iba a intentar abordar. Los objetivos eran:

1.- Que prescinda del condensador tradicional y los riesgos de avería asociados al mismo.
2.- Que elimine el paso de corriente por los platinos, lo cual evita por completo su desgaste.
3.- Puestos a soñar, que proporcione un avance variable al encendido. Con esto podemos conseguir un motor mucho más elástico, capaz de arrancar bien, dar buenos bajos y estirar de un modo mucho más sano … y todo ello sin compromisos, ni picados de biela ni nada raro.

Si debemos ser honestos, nuestro punto de partida era hacer algo que, como los antiguos “Estrella Azul” o los actuales kit Velleman, usara aún los platinos para tener la referencia del momento de salto de chispa. En aquel momento no teníamos una alternativa fiable para marcar con precisión la puesta a punto y necesitábamos mantener los platinos.

Un poco más adelante (7 de Febrero en mi blog) estábamos modelizando cosas en Autocad, pidiendo diez circuitos de prueba para el módulo de control, y hablando con algunos amigos que se apuntaran al programa de pruebas:

El fín de semana siguiente llegaba un momento crítico: primeras pruebas en laboratorio. Óscar desarrolló una bancada de pruebas con un motor de pulidora al que conectamos un antiguo volante Motoplat procedente de mi segundo motor Impala, desde el que pudimos alimentar el sistema. A las 22:35 del viernes 10 de Febrero recibo un SMS que me comunicaba que ¡¡Teníamos chispa!! Poco más contento me pude ir a la cama, porque el sábado 11 tenía previsto volar a Barcelona para trabajar con ellos.

Al llegar a destino, me agarraron de una oreja y me metieron de cabeza en el laboratorio, cuyo aspecto era espectacular:

Podéis ver al fondo el motor de la pulidora al que hubo que suplementar con un taladro, porque cuesta trabajo mover el dichoso encendido. Aún me siguen llamando la atención los instrumentos de medida (un osciloscopio y una fuente de alimentación muy especial) con los que Ramón simulaba el comportamiento del encendido en condiciones reales. Aquí se le ve en plena faena:

Si alguien quiere ver en vídeo el momento de la verdad, está en el blog.

Poco más adelante (en torno al 18 de Febrero de 2012) por fin damos con un sistema para eliminar los platinos, cuya permanencia nos escocía a todos un poco. Un sensor Hall capta la posición de dos pequeños imanes de neodimio pegados al volante magnético, y con eso tenemos un control perfecto.

Hacia final de Marzo Ramón devolvió visita, y estuvimos trabajando en Seseña, en casa de Óscar. Para entonces ya teníamos diseñado el sensor que se montaría en el lugar de los platinos, y cuyo aspecto era bonito, incluso en puro esquema:

Adicionalmente, pusimos un LED que permite calar la puesta a punto con precisión. Podéis verlo en vídeo aquí.

Aquel mismo fin de semana, quedó instalado en las Impalas esteparias el mismo circuito que Ramón llevaba en su Texas 250 desde tiempo atrás.

En este punto ya teníamos un encendido que cubría más requisitos de aquellos que nos impusimos al empezar el diseño. No sólo se cargaba el condensador, sino también los platinos, tenía avance variable … ¡¡y todo ello manteniendo el stator y el volante originales y sin remagnetizar!! Toda una proeza técnica.

Pero nuestro ingeniero jefe es un inconformista, decidió que tal vez podía hacerse un encendido con tecnología CDI y se puso manos a la obra poco antes del verano. Cuando me pasó el vídeo de las primeras pruebas de laboratorio, no daba crédito a la calidad de la chispa que daba el invento. Se puede ver en youtube desde aquí.

Y el aspecto era tan bueno a mediados de Agosto como esto:

Estamos ya en Septiembre, mi moto lo lleva montado desde hace unos días, y acabamos de poner un puñado de miles de euros encima de la mesa para hacer una remesa de 100 unidades que queremos presentar en la Montesada de 2012. Justo un año después de aquellas primeras charlas sobre “qué bonito sería si …”.

El camino ha sido largo, pero siempre interesante. Y creemos haber cubierto con creces el objetivo, aunque ahora será el mercado quien -como siempre- tenga la última palabra. De momento, lo que tenemos es un encendido electrónico CDI que:

1.- Funciona bien con cualquier condición de imantación del volante. Con esto conseguimos que no haya un cliente frustrado por culpa del estado de imantación de su volante.

2.- Hace que la potencia de la chispa sea lo más estable posible en una moto que no lleva batería. Esta es la razón que nos llevó al CDI para mejorar espectacularmente a bajas vueltas.

3.- Consigue un arranque sencillo y unos bajos decentes, sin renunciar a una estirada razonable … porque tiene avance variable.

Y todo ello manteniendo los elementos originales de la moto (al no cambiar el peso del volante magnético el motor se comporta igual en cuanto a inercias), y con una instalación fácilmente reversible si a alguien le da la nostalgia y quiere volverse a quedar tirado por culpa de un condensador pasado de fecha.

Espero no haberos dado mucho la lata. He omitido un montón de cosas que nos han pasado en mitad de este proceso. Algunas tan bonitas como los diseños que nos hizo Pep Itchart para la empresa, y que guardamos como as en la manga para el día 12 de Octubre. Otras tan curiosas como descubrir que un lector británico de mi blog quiere distribuir el producto en UK. Pero todas interesantes y que recordaremos con cariño.

Nuestro camino, a partir de ahora, y si el mercado responde será:

a.- Hacer una versión para volantes Motoplat de dos bobinas para Impala.
b.- Adaptar el diseño actual a motos OSSA.
c.- Empezar a trabajar con el mundo FEMSA (Bultaco y compañía)
d.- Investigar sobre la viabilidad de un estator compatible con nuestro encendido, pero que trabaje a 12 voltios para dar una iluminación digna.

Ojalá podamos contaros pronto que nos volvemos a poner en camino.

KingScorpion

Related Post

1 thought on “La historia de RM Lightning”

  1. y funcionaria con un volante de motoplat de 12v de los que llevan la montesa impala 2 (12v – 60w 18 0618012), donde para mas inri, la bobina que enlaza con la de alta parece que no va muy fina me da 800 ohm en ve zde los 16-24 ohm que deberia dar???

    me urge

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *