Restauración y transformación de la Cagiva Alazzurra 350 c.c.

HISTORIA

Esta moto la adquirí hace aproximadamente un par de años, la vi en un anuncio de compra venta de ocasión y me llamó la atención por su aspecto, pues el propietario en ese momento le había realizado algunos cambios con la intención de prepararla para circuito. Contacté con él y después de negociar su precio me decidí ir a recogerla a su destino. Una vez allí me llevé una desagradable sorpresa al ver el estado de la misma, pues una cosa es verla en fotografía y otra muy distinta es verla en situ. No me extrañó nada ya que no es la primera vez que me ocurre y la verdad es que aun no siendo ningún experto en estos menesteres, tengo bastantes conocimientos sobre las motos. Así es que después de darle un buen repaso a toda la moto y ver sus carencias y desperfectos, estuve a punto de no llevármela, aunque era una verdadera lastima no llevársela, el modelo era ideal para hacer un proyecto bonito y después del palizón de los Km. realizados para recogerla, había que hacer algo para traérmela para casa. Así es que le contraoferté el precio a su propietario y este después de ver las explicaciones que le dí con referencia a su estado, aceptó el trato.

La moto se quedó guardada en mi almacén esperando el turno de ser desmontada, ya que en ese momento me encontraba trabajando con otro proyecto, pero mientras estaba en reposo, mi cabeza no dejó de proyectar ideas sobre los trabajos que le tenia que hacer para convertirla en una moto de circuito y participar en las exhibiciones de clásicas en la categoría de fuerza libre. Y llegó el día para iniciar los trabajos de desarmarla por completo y empezar a restaurarla y transformarla a su nueva imagen.

PROCESO DE DESMONTAJE

La moto en cuestión estaba en pésimas condiciones de conservación, pues al parecer incluso había estado algún tiempo al aire libre. Si es verdad que estaba completa con todo su material de origen, mas nuevas piezas que el anterior propietario había cambiado con muy poco gusto y en plan chapuza.

Lógicamente lo primero que hice fue desarmarla por completo, repasando todas sus piezas para ver su estado y numerándolas para su posterior montaje.

Me sorprendí mucho al observar la cantidad de cableado eléctrico de la instalación, pues es un modelo que salió a la venta en su época, con muchas extras y muy bien dotado de chivatos que te avisaban del buen funcionamiento de la moto.

El aspecto exterior del motor dejaba mucho que desear, ya que llevaba varias manos de pintura negra anticalorica, pero no estaba agarrotado, si no mas bien todo lo contrario, se movía con soltura, todo estaba en su sitio é incluso cuando le saqué el aceite, este era nuevo sin usar. El único problema que le encontré, fue en el encendido, al parecer le fallaban los pik-ups. Nada que no se pueda solucinar.

Una vez todas las piezas separadas, elegí las que tenia que pulir y abrillantar y empecé por estas con el proceso de restauración.

Así quedó la moto después de desarmarla y la tuve un tiempo en estas condiciones, para que me sirviera de base, para tomar ideas de cual iba a ser el resultado final. A mi personalmente me gusta sentarme delante de las motos ya desmontadas, para empezar a darle vueltas a la cabeza é ir haciendo bocetos y tomando medidas.

PROCESO DE RESTAURACIÓN DE PIEZAS

Lo primero fue desmontar todas las piezas fabricadas en aluminio para decapar, lijar y pulir al brillo espejo.

1º.- Botellas de la horquilla delantera.

2º.- Tensores y soporte del eje de la rueda trasera.

3º.- Soporte pinza freno trasero.

4º.- Tapas balancines de las válvulas.

5º.- Tapas de las poleas de la distribución.

6º.- Tomas de admisión.

El proceso consistió, primero en decapar su actual pintura, después lijar los restos de esta y dejar la superficie lo más lisa posible, para pasar a pulir al brillo espejo. Este trabajo lo realicé con la maquina fija de pulir, utilizando distintos tipos de pasta y disco de tela especiales para estos trabajos.

En esta imagen se pueden ver las tapas de los balancines y las de distribución, ya con el trabajo concluido de pulido.

Lo segundo fue meterme con el motor, a este le hice una limpieza exterior y decapado de toda su pintura, para su posterior tratamiento y rejuvenecimiento. Mi intención era pintar los carteres y cilindros de negro, dejando las tapas laterales del carter en aluminio natural. En este proceso a parte del decapante, tuve que recurrir a la maquina de taladrar a la que le monté un disco de púas, para poder profundizar entre las aletas de los cilindros. Mientras que las tapas de los carteres, fueron decapadas y lijadas a mano.

Lo tercero fue desmontar los carburadores para su limpieza interior é exterior. Para ello le quite todas las piezas, como chicles, juntas de goma, etc. y solamente dejé las de aluminio. Mi intención era utilizar el sistema de inmersión en un recipiente con mezcla de agua y zotal. Después de varios cambios de líquidos y días, el resultado fue el esperado.

En esta foto se aprecian los trabajos explicados anteriormente.

El cuarto proceso fue volver a montar el motor en el chasis, para empezar hacer los cambios de mejoras en este y diseñar la nueva configuración del depósito-colin.

Motor de nuevo anclado al chasis para empezar el proceso de transformación.

Mientras diseña la nueva configuración del chasis y depósito-colin, aproveché para realizar trabajos de arenado de piezas, como tijas de dirección, discos de freno, corona de arrastre trasera, tapas laterales de los carteres, llantias, chasis y basculante.

Todas estas piezas han sido chorreadas con microesfera de vidrio.

Chasis y basculante chorreados con arena de sílice.

[IMG]http://i48.tinypic.com/1e03zk.jpg[/IMG]

Cabinas de chorreo, donde he realizado los trabajos de restauración.

También chorreé el tanque de combustible, pues en su parte inferior descubrí unos cuantos pequeños agujeros y mucho óxido y lo mejor en estos casos es quitarle toda la pintura para dejar la plancha de acero al descubierto y ver su estado.

Mi sorpresa fue que después del proceso de chorreo, el depósito parecía un queso de gruyer. Por lo que decidí hacerle una ventana en su parte superior para poder meter la pistola de chorrear y quitar todo el óxido que había en su interior y como no, pues aparecieron muchos mas agujeros.

La solución que opté para solucionar el problema, fue recubrir con fibra de vidrio todo la parte inferior é interior del depósito y una vez hechas las pruebas de fuga del combustible, soldé la ventanita realizada y masillé todas las irregularidades.

Depósito reparado y masillado listo para dar imprimación.

PROCESO DE TRANSFORMACIÓN

Como mi intención era convertir este modelo en una moto de circuito, decidí mejorar estéticamente el chasis y cambiar por completo el estilo de este modelo. La  moto en su estado original es del estilo deportiva rutera de los años 80, con asiento colin biplaza, manillar plano, semicarenado frontal y dos escapes.

Para mi proyecto sobraban la mitad de piezas, es por eso que eliminé por completo el asiento biplaza, el semicarenado, el panel de relojes y chivatos, los escapes, el manillar y la instalación eléctrica.

De todo este material aproveché el depósito y el colin monoplaza que el antiguo propietario ya había reemplazado, aunque estaba muy mal colocado.

La primera idea que me surgió fue alargar el depósito de combustible y unirlo al colin, para que este resultase un kit de una sola pieza. Pero me dí cuenta que no era práctico para su desmontaje y montaje en caso de avería, por lo que lo desestimé y lo modifiqué a dos piezas.

Alargamiento del depósito original y unión con el colin realizado en fibra de vidrio.

Al hacerlo en dos piezas, tuve que cambiar la configuración del depósito para poder hacerle a este las orejas de anclaje al chasis, al igual que al colin, al que tuve que prolongarle unas orejas laterales hasta alcanzar el mismo anclaje del depósito. El resultado estético es el mismo que si lo hubiese realizado en un kit de una pieza.

Anclaje del chasis para sujetar el depósito y colin.

Con referencia al chasis, realice varios cambios para su mayor resistencia y estética. Aunque en las imágenes no se ve porque va escondido dentro del colin, para la adaptación y sujeción de este en su parte final, corte parte del subchasis é hice un anillo perimetral de la misma forma que el colin. Luego soldé unas barras de acero de 20 mm. en diagonal, que más que refuerzo del chasis, lo que pretendí fue dar un toque estético y personal.

También  he diseñado en autocad el soporte de las estriberas, que se realizará con acero inoxidable de 5 mm. de espesor y se cortará al chorro de agua.

Respecto a los escapes, estos se han cambiado por un colector de dos salidas en una, para terminar con un silencioso que se ubicará en la parte interior del colin, teniendo su salida por la parte trasera de este.

De momento esto es todo lo que tengo realizado, según vaya avanzando el proyecto, seguiré documentando este trabajo y subiré nuevas imágenes.

 

Ampelt Project

3 comentarios sobre «Restauración y transformación de la Cagiva Alazzurra 350 c.c.»

  1. Estupendo proyecto. Tengo esa misma moto guardada a la espera de sacar tiempo desde hace casi veinte años para convertirla en una caferacer. Espero aprender mucho de ti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *